Sunday, November 6, 2011

The Office Una Barra Irlandesa en Trujillo


Aunque soy fanática de mi propio decir: "I'm not a food critic, I am a service critic", a veces tengo que estar mi contra. Visité "The Office", y cuando llegué al lugar no pude dejar de emocionarme y anticipar que el resto del nombre ostentaba "Traditional Irish Pub". Y aunque tengo que admitir que mi experiencia con pubs tradicionalmente irlandeses es casi cero (si no contamos los arrebatos de Jon Taffer, conductor del programa Bar Rescue), mi conocimiento de barras irlandesas sería entonces nulo, zip, nada.

"The Office" es un establecimiento bastante cómodo, localizado en un centro comercial que irreverentemente le da la espalda a la calle Matienzo en Trujillo Alto. ¿Qué le costaba al arquitecto, o en este caso me imagino y no peco de ingenua al ingeniero de construcción contruir el centro mirando a la calle? Y es tal y como nos dijo la amable voz por el teléfono: si llegaste a la gasolinera te pasaste. El ambiente del local es más o menos "Irish". El concepto de taverna se pelea a codazos con el cemento nuestro de cada día. Pero la decoración trata con la mejor intención del mundo irlandés de hacer coro en Puerto Rico. No se fijen en los "stickers" de tréboles verdes, seguro más de un cliente ha logrado ver el duende verde detrás de la barra.

La selección de cervezas artesanales es respetable. Como preludio comencé con la cerveza Pumpkinhead Ale de Shipyard Brewing Co., cerveza con olor y sabor a calabaza que me encanta. Y para continuar con sabores de cocina probé de Samuel Smith Outmeal Stout, cerveza de avena y para finalizar Classic Lambi de Black Currant de la cual me enamoré por tener un cruce interesante entre cerveza y vino. Lamentablemente me quedé con las ganas de probar la O'hara Irish Red porque, según nos contó el dueño del local no tiene quien le distribuya la tradicional cerveza irlandesa.

Pasé de la emoción a la decepción cuando me enteré que lamentablemente la barra tradicionalmente irlandesa no sirve en lo absoluto comida irlandesa. Y como bien me dijo mi esposo a una barra irlandesa se va a beber no dudo que los irlandeses coman mientras lo hacen. Entendiendo el punto del dueño del establecimiento quien jocosamente nos manifestó que el primer día intentaron servir un "traditional Irish stew" que se quedé hirviendo y alborotando en la olla porque no tuvo salida, no le quedó remedio que servir comida puertorra.

Restaurantes tématicos, como bien dijo por ahí un chef que ahora anuncia con bomba y plena su nueva fonda de comida criolla vestida de bata y rolos (me pregunto si el chef se vestirá igual) es un concepto que ha sido exitoso en lugares como Disney, la meca de las vacaciones del puertoriqueño.

No hay porque dudar, sino intentar que es posible educar al paladar puertorriqueño a probar platos irlandeses. Si hasta celebramos el día de San Patricio y le damos duro al whiskey irlandés porque dudar del paladar puertorriqueño. Es posible. Ahora bien, que el dueño de The Office es irlandés y no sabe absolutamente nada, cero, zip de cocina son otros veinte doláres, que bien pueden ser invertidos en un libro de recetas irlandesas y un chef puertorro con creatividad.

Amen to that!

No comments: